El espacio de Maruxío tiene magia por donde lo veas. El entorno está muy cuidado y pensado para el disfrute de grandes y pequeños, para días de sol y lluvia y está en un sitio privilegiado con grandes superficies de bosque donde se pueden completar las actividades en un entorno 100% rural.

Nosotros estuvimos en un baño de bosque y queremos volver cuanto antes. Gracias María por crear este espacio en Galicia.

Naya, Meraki Ferments